¡A la tercera va la vencida!

«A la tercera va la vencida»

14 mayo 2018. Cádiz

Efectivamente, en poco más de un mes «Vida y Milagros de Jesulín de Nazaret» se presentaba el 14 de mayo, en el recinto del Baluarte de la Candelaria, Cádiz, siendo esta la tercera de sus apariciones en actos sociales. En esta ocasión, en el marco de la Feria del Libro —tal como anunciara Javier del Pino en su programa de la cadena SER— y, en palabras Vázquez de Sola: “ahora en es mi Cai ”, decía nuestro escritor mientras viajaba en coche hacia su destino. Esta vez sería distinta a las otras porque será en «mi Cai» y a la tercera va la vencida.

 

Una cosa bien hecha

La presentación estaba programada dentro de los actos de clausura de la Feria del Libro y ya anunciada con antelación- varios libreros habían llamado por teléfono para confirmar la asistencia del autor-el Círculo Andaluz de las Letras y la Conserjería de Cultura se habían ocupado de todos los detalles organizativos. En resumen, una cosa bien hecha. Nada más entrar en el Baluarte y luego en la sala, quedaba claro que Vázquez de Sola tendría razón. Y así fue, la sala estaba completa, con varias personas de pie y ni un solo asiento vacío.
Presentaban el libro Rafael Román, ex-Presidente de la Diputación Provincial de Cádiz y Juan José Téllez Rubio, Director del CAL, ambos flanqueando a Vázquez de Sola, quien se veía pletórico, realmente feliz y con ganas de guasa.
Tanto Román como Téllez realizaron comentarios sobre el libro, sobre la irreverencia de su autor, sobre los desencuentros que su forma de ser, lenguaraz y provocativa, le han granjeado a lo largo de los años, de su huida a París, de su vida en Francia, de su regreso a España, de su actual residencia en Granada, de sus muchos libros publicados, de su trabajo en prensa, de sus exposiciones monográficas, de sus planes de futuro, en fin, que allí se habló de todo y también se rió de casi todo. El colofón llegó cuando Vázquez de Sola cantó una chirigota que había compuesto con motivo del suceso de Carrero Blanco, cuyas rimas exudaban sus conocidos tics satíricos, y que se arrancó a cantar en solidaridad con los chirigoteros que, según parece, están de nuevo en el punto de mira de la censura castradora de las libertades de expresión y pensamiento, algo que en Cádiz siempre ha corrido a raudales, hasta en las peores épocas.

Una vez concluidas las intervenciones, el público, que no se movía del sitio a la espera de algo más, propició el consabido “si alguien quiere decir o preguntar algo…”, lo cual permitió extender aun un poco más ese rato de solaz y esparcimiento didáctico, reivindicador de memoria, que invitaba a la reflexión entre iguales. Solo se acercó el final cuando afuera, como ocurre en casi todas las ferias —de lo que sea— comenzó a sonar una música atronadora. Fue el momento en el que quien ya había comprado el libro, se acercó para pedir una firma y quien, con poca previsión no lo había hecho, corrió a procurarse un ejemplar.
La música seguía sonando y aún se acercaban pequeños grupos con más libros para dedicar, incluso hubo varias personas que compraron más de uno, y así siguió hasta que se agotaron los ejemplares disponibles en los distintos puestos. Por fin una bienvenida como se merecía —desde el minuto uno— una obra semejante.

Y ahora toca decir: es que “Cai is different”.

En estos enlaces puede encontrar más información sobre esta presentación:

https://cadiznoticias.es/andres-vazquez-de-sola-cierra-las-actividades-de-la-consejeria-de-cultura-en-la-33- feria-del-libro-de-cadiz/

https://cadiznoticias.es/andres-vazquez-de-sola-cierra-las-actividades-de-la-consejeria-de-cultura-en-la-33-http://www.diariodecadiz.es/ocio/caricatura-hizo-palabra_0_1245175501.html

https://www.portaldecadiz.com/cultura/33252-andres-vazquez-de-sola-cierra-las-actividades-de-la- consejeria-de-cultura-en-la-33-feria-del-libro-de-cadiz

Iconoclasta

 

 

 

Vázquez de Sola, Felipe Alcaraz y un libro al alimón en el Palacio de Medina Sidonia

17 de marzo 2018. Sanlúcar de Barrameda.

Una tarde de intensa lluvia, viento y truenos, no impidió a numerosos vecinos de Sanlúcar
—tantos como para llenar el salón de actos— acercarse a la sede ducal para asistir a la
presentación del libro 1917-1927. Desde que noviembre se llama octubre, fruto de la
colaboración entre dos amigos: Vázquez de Sola y Felipe Alcaraz, quienes, recibidos por Liliane
Dahlmann (viuda de la “duquesa roja”, Isabel Álvarez de Toledo y presidenta de la Fundación
Casa Medina Sidonia) fueron de los primeros en llegar.

Haciendo uso de los denominados “minutos de cortesía”, dando tiempo al resto de invitados a
acercarse al Palacio en medio de aquel temporal, el grupo sostuvo una animada charla,
sobrevolada todo el tiempo por el recuerdo cariñoso de todos hacia Isabel, destacando el
aprecio que ella le tuvo al cuadro que Vázquez de Sola le obsequiara, en el que representó a la
inusual duquesa con traje a rayas —de presa— y grillete con bola de hierro al pie. Contaba
Liliane que, dado su origen, a su compañera le habían hecho numerosos retratos, en unos,
eran palabras de Isabel, su figura representa lo que quisieron —y no pudieron— hacer de ella;
en otros lo que ella estaba llamada a ser —y no fue— y por último, uno, en el que ella aparece
como lo que eligió ser y fue; ese es, precisamente, el que le pintara Vázquez de Sola y que aún
hoy puede verse a la entrada de la parte del palacio para la duquesa roja era más importante:
su invaluable archivo histórico.

El acto de presentación fue ameno e intenso, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta
quienes fueron los protagonistas, concluyendo con una breve pero deliciosa actuación musical,
a cargo de Carmen Álvarez y J.A. Gallardoski. Al final, los asistentes pudieron adquirir el libro y
aprovechar la presencia de sus autores para pedir sus firmas, hacerse fotos y, como no,
echarse unas risas.

Tanto va el cántaro a la fuente…

16 marzo 2018. Sevilla

El título de este comentario podría desalentar a personas impresionables, pero ese no es mi
caso. Por esas extrañas circunstancias supe que el mismo libro a cuya presentación acudí el
pasado día 14, en el Centro Lorca de Granada, se presentaba al siguiente, es decir el 15, en
Sevilla, en otro escenario de lujo, el Antiquirium – Setas, de Sevilla, un museo arqueológico
excavado en el subsuelo de Metropol Parasol, en una solución constructiva y museográfica que
lo convierten en uno de los espacios polivalentes más bellos de toda Andalucía: tenía que ir.

En la entrada creí estar viviendo un dejà vu pues, al igual que en Granada, al parecer nadie se
había enterado de que allí tendría lugar una presentación, a pesar de que la información había
haber sido expresamente enviada —eso lo supe después— desde el Circulo Andaluz de Lectura
(CAL). Las pocas personas que nos habíamos reunido en la puerta, esperando a ver en qué
quedaba todo, percibimos la primera señal para cierta alarma cuando presenciamos un cruce
de llamadas telefónicas, un revuelo porque las impresoras no funcionaban y, finalmente, vimos
cómo alguien, 10 minutos antes de la hora no-anunciada, se apresuraba a pegar junto al
acceso, un folio A4 que pretendía ser un cartel. Pensé entonces: la historia se repite…

Y se repitió, volvió a ser muy poca la concurrencia, y volvió a ser de lujo el equipo presentador:
de nuevo, por supuesto, Emilio Pascual, de Oportet Editores, en esta ocasión acompañado por
Juan José Téllez Rubio, Director del CAL, José Chamizo, quien fuera Defensor del Puelo
Andaluz —y ahora sigue, a título más menos personal, más o menos asociativo, defendiendo a
quien lo necesite— y Vázquez de Sola, el progenitor de la obra.

Fue realmente un placer absoluto escucharles hablar, comentar, coincidir, discrepar como si
hubiésemos estado en una reunión de amigos —y así era— que no pudimos menos que
dolernos de tantas personas de seguro interesadas que, por no estar enteradas, faltaron a la
cita. ¡Qué le vamos a hacer! Spain is different…

1917-2017. Desde que noviembre se llama octubre

21 de noviembre 2017. Palacio de los Condes de Gabia. Granada.

En el pasado octubre vio la luz este libro, donde Vázquez de Sola refleja su compromiso vital y
profesional, como cronista de un tiempo —el que le ha tocado vivir— y que él se ha afanado
en relatar durante sus siete décadas de profesión —dibujante, periodista, pintor, escritor—
utilizando para ello todos los recursos expresivos que ha tenido a mano. Cuando se le califica
como “artista polifacético” suele afirmar que él es, ante y sobre todo, periodista, pero que
para decir lo que considera necesario decir está dispuesto a todo y que, si llegado el momento
tiene que cantar, pues cantará.

Al pergeñar este título, Vázquez de Sola tenía en mente su homenaje particular a la Revolución
de Octubre, la cual configuró un mundo dividido en dos mitades, la de los que se consideraban
—y consideran— desheredados de la fortuna y la de los que estarían —y están— dispuestos a
hacer todo lo posible para mantener los poderes omnímodos del capital y el mercado. Ya
posteriormente, decidió hacer partícipe de este empeño a un amigo a quien le unen muchos
años de fraternal discrepancia, en unos casos, y de enemistada coincidencia, en el resto: Felipe
Alcaraz, un histórico del PCE a quien le puede su vocación intelectual, por encima de
hipotéticas servidumbres de conveniencia, en definitiva, otro disidente del pensamiento
políticamente correcto.

Entre los dos han hilado este proyecto: Vázquez de Sola tenía hecha la relación de personajes,
a los que había realizado sus correspondientes “etopeyas” —un vocablo elegido por Alcaraz
para mejor designar sus caricaturas y que será desarrollado en otra entrada— los cuadros
recorren, en estilo y técnica, casi toda la plástica del Vázquez de Sola de los últimos 20 años, y
fue para aportar otra mirada, para los que pidió la colaboración Felipe Alcaraz en la redacción
de los textos. El resultado ha sido este magnífico libro, donde el humor tiene un valor
transversal, porque está presente tanto en los cuadros como en las semblanzas
magistralmente escritas; en cada personaje se aprecian las dos caras de una misma moneda
—texto y pintura— vistas desde una perspectiva diferente y un criterio estrictamente
personal.

La materialidad de este libro ha corrido por parte de la Editorial Atrapasueños, que acogió el
proyecto sin demasiados recursos, pero con enormes deseos de que constituyera un
verdadero homenaje al hecho histórico de ese octubre que antes fue noviembre.

El sitio elegido para la presentación fue el Palacio de los Condes de Gabia, sede de la
Delegación de Cultura de la Diputación de Granada, con la intervención de la delegada, Fátima
Gómez Abad, junto al diputado secretario provincial del PCA, Juan Francisco Arenas de Soria;
ambos precedieron en el turno de palabra a los autores del libro, quienes regalaron a los
presentes no solo con detalles acerca de la edición, sino con anécdotas e historias personales
que, a iniciativa casi siempre de Felipe Alcaraz, contaron con la respuesta pronta y desinhibida
de Vázquez de Sola, generadora de sonrisas cómplices. Más que una presentación al uso, fue
una conversación-entrevista, sostenida por dos amigos que se conocen bien.